Una impresora 3D capaz de trabajar en gravedad cero

La compañía Tiertime, fabricante de las impresoras 3D UP Plus2, UP Mini y UP Box, ha iniciado carrera al espacio gracias a un acuerdo con una empresa aeroespacial china. El éxito conseguido por el modelo de sobremesa UP Plus2 será la base sobre la que desarrollar una nueva impresora 3D capaz de trabajar en gravedad cero. Una característica que permitirá a los astronautas poder fabricar las piezas que necesiten para solucionar determinadas averías.

En lugar de tener piezas de recambio para todos los supuestos de averías, los astronautas podrán contar una impresora 3D a bordo con material de impresión para poder imprimir la pieza que se necesite. Será como tener una pequeña fábrica de piezas de plástico a bordo de la nave”, explica Marc Torras, director general de EntresD, distribuidor para España de las impresoras 3D UP Plus2, UP Mini y UP Box.

Tiertime, con sede en Beijing  (China), cuenta en este proyecto con el apoyo de una institución aeroespacial china con la que llevan trabajando desde 2004 en la producción de diferentes prototipos para el desarrollo y la investigación aeroespacial. Con esta asociación, Tiertime pretende fabricar su primera impresora 3D antigravedad trabajando sobre la UP Plus2, la impresora 3D de sobremesa que está obteniendo gran éxito en el mercado. Ambas empresas trabajaran juntas tanto en el diseño como en el desarrollo y la investigación de la tecnología 3D para el espacio.

Con este proyecto tanto Tiertime como su socio aeroespacial pretenden potenciar el uso de la tecnología de impresión 3D en la industria aeroespacial, no sólo en su uso para investigación sino también creando máquinas capaces de trabajar en entornos de gravedad cero. Entre otros aspectos, se trabajará en mejorar características como  los sistemas de refrigeración y alimentación, en el sistema de control de movimiento de la extrusora o en la distancia entre la boquilla y la plataforma. La seguridad también tendrá una especial atención sobre todo en factores como la fijación tanto de la propia impresora como de todos sus componentes.

Este proyecto de Tiertime no es el único que trabaja en impresoras 3D capaces de funcionar en el espacio. En 2014, la empresa californiana Made in Space junto con la NASA, enviaron la primera impresora 3D al espacio, la “Zero G 3D Printer”. En esta ocasión incluso se pudo enviar un archivo 3D CAD vía email que fue impreso por el astronauta de la Estación Espacial Internacional Barry Wilmore.

Según afirma la NASA, la impresión 3D en el espacio es un paso más en la futura colonización de otros planetas como Marte. El transporte de piezas entre la Tierra y estos planetas será muy caro,  además de necesitar varios meses, y es importante que, en el caso de establecer alguna base en alguno de estos planetas, los colonos sean todo lo autosuficientes que sea posible”, comenta el director general de EntresD.

Actualmente, China se encuentra en plena fase de desarrollo de tecnologías aditivas como es el caso de la impresión 3D, dentro del marco “Made in China 2025” lanzado hace pocas semanas por el gobierno de ese país.

En cuanto materiales, por el momento el ABS sigue siendo el más utilizado, un material con el que están fabricados la mayoría de electrodomésticos actuales y que funciona muy bien en impresión 3D.

Seguramente en los próximos años irán apareciendo otros materiales compatibles con impresoras 3D pero es muy probable que estos nuevos materiales vayan ligados a otro tipo de impresoras 3D con una tecnología distinta. Hoy por hoy, con la mayoría de impresoras 3D que existen y que son de tipo FDM (Fused Deposition Modeling), el material de impresión por excelencia es y continuará siendo el ABS”, comenta Marc Torras.

La investigación en impresión 3D para el espacio podría suponer mejoras no sólo en este ámbito sino también en el uso general de esta tecnología. “Con nuevos materiales compatibles con impresión 3D se podría llegar a estandarizar en sectores como la medicina, talleres mecánicos, joyería, alimentación y muchos más. Podemos apostar más por un sector o por otro pero lo más probable es que las impresoras 3D se extiendan en todos los ámbitos y sectores que conocemos”, remarca Marc Torras, director general de EntresD.  “La revolución de las impresoras 3D no ha hecho más que empezar y cualquier avance que se realice en un campo concreto afectará seguro a la industria de las impresoras 3D en general.

La base, la UP Plus2

La UP Plus2 es un modelo de sobremesa compacto, muy fácil de usar y con un software muy intuitivo por lo que puede dirigirse a  usuarios de

EntresD Plus2-3

cualquier nivel.

Entre sus características cabe destacar su plataforma de calibración automática de nivelación y de altura para proporcionar un óptimo acabado de la pieza en cada impresión. Su simplicidad de uso y el gran acabado de las superficies impresas, así como la tolerancia con que trabaja la máquina hacen de la Up Plus2 una impresora 3D fácil de usar, muy recomendada para las PYME o el sector educativo.

La publicación americana Make, considerada la “Biblia” de la impresión 3D, ha colocado la UP Plus2 entre las 10  mejores impresoras 3D. En su prestigiosa guía anual sobre impresión en 3D se analizan las impresoras que por su calidad, rendimiento, usabilidad o características especiales deberían tener en cuenta usuarios, empresas e instituciones que quieran adquirir uno de estos dispositivos.

Contacte con nosotros