Un smartphone en el cerebro

Javier Atencia

Y es que en la actualidad, más de 100.000 personas en el mundo llevan un implante en el cerebro por causas médicas. Del uso médico al uso cibernético de estos chips, tan solo hay un paso y ya hay empresas investigando en este sector, como por ejemplo, Intel Corporation, la cual lleva unos años investigando implantes cerebrales con la capacidad de navegar por Internet. También Google está mostrando cierto interés en este campo de la comunicación cerebral.

“Con el tiempo [la gente] tendrá un implante y cuando piense en algo y no sepa mucho sobre el tema, automáticamente recibirá información”, dijo el consejero delegado de Google, Larry Page, según un libro publicado por el periodista Steven Levy. Numerosos expertos interrogados sobre este tema, opinan que es una realidad y que, en no mucho tiempo, esta tecnología estará disponible. Ahora, el principal planteamiento son los costes de implantación del chip y los posibles usos fuera del sector del ocio y de la comunicación. En cualquier caso, una tecnología como esta es susceptible de ser modificada para cumplir con otros objetivos que, sin duda, pueden poner nuestra intimidad en peligro.

Saltemos unos cuantos años más hacia adelante, por ejemplo 2025. Si estas previsiones se cumplen, a estas alturas los implantes deberían tener la prestaciones de un Smartphone actual, pero “dentro” de nuestro cerebro. Esto quiere decir, que podríamos no solo navegar por Internet y comunicarnos a través de las redes sociales, mensaje y llamadas, también podríamos tomar fotografías y vídeos, descargarnos aplicaciones, jugar y un largo etcétera de posibilidades. ¿Imaginan la situación?, Yo sí.

cropped-205246_244787172303087_1407334789_n

Contacte con nosotros