Primera Biorefinería ecuatoriana que produce etanol con desechos agrícolas

Valeria Eloisa Moreno

La Secretaria Nacional de Educación, Ciencia y Tecnología (Senescyt), presentó la primera Biorefinería que obtiene etanol a partir de los desechos agrícolas en el proyecto RESETA (Recursos Sustentables para el Etanol), en el campus Nayón de la Pontificia Católica del Ecuador (PUCE).

A partir de desechos como el bagazo, palma africana, papa, tagua, entre otros, esta Biorefinería desarrollada por 35 investigadores, es una planta que puede llegar a producir de 40.000 a 60.000 litros de etanol anhidro por año, con una biomasa residual existente en los cultivos más representativos a nivel nacional. Además tiene una alta tecnología que integra procesos químicos, bioquímicos, biológicos para la transformación de biomasa en varios productos como el papel, materiales plásticos y cartón.

Esto permitirá ser “un medio para el cambio de matriz productiva y energética” según lo afirmó René Ramírez, secretario de la Senescyt. RESETA además permitió el descubrimiento de nuevas especies de levaduras y una plataforma química a través la trasformación de residuos industriales.

Javier Carvajal Barriga, Director del Proyecto RESETA, señaló que esto permitiría formar en el Ecuador una economía de carbohidratos. “estamos logrando obtener etanol de segunda generación, es decir de biogás, biofertilizantes que tienen potencial para producir biocelulosa, que es el futuro de la ciencia”

Con la Biorefinería se puede conseguir la compresión de fibras vegetales que producen características físicas para aplicaciones en tecnología en la electrónica, los biocombustibles y la industria farmacéutico.

En proyecto de investigación se invirtió 1’513.2755. La Nanocelulosa opera en las ciencias espaciales, sirve para atrapar polvos de estrella en el espacio, además de ser utilizado en la ingeniería de tejidos para recuperar nervios humanos perdidos por accidentes, entre otros usos.

Contacte con nosotros