Cómo afecta el desarrollo de la tecnología a la evolución del ser humano

Hoy en día, la tecnología se desarrolla rápidamente y a veces la humanidad no se queda quieta ante ella. Un ejemplo de ello son los mejores casinos internacionales online, que no dejan de sorprender a los jugadores.
El desarrollo de la tecnología es convencionalmente igual a la historia de la cultura humana y puede dividirse en varias etapas.

 1. la facilitación de la lucha por la existencia

 La creación de artefactos instrumentales fue concebida para remediar la insuficiencia de las capacidades humanas. De hecho, parte del proceso evolutivo se trasladó a la tecnología. Una parte separada del hombre -la tecnología- comenzó a evolucionar, permitiéndole evolucionar menos por sí mismo. Nuestros contemporáneos son menos fuertes, su inmunidad es más débil, pero tienen los medios para mover montañas, para sobrevivir en el Ártico y en el espacio, para vivir más tiempo que sus lejanos antepasados e incluso para destruir el planeta.

 2. la liberación del trabajo físico, la llegada de la producción en masa y la tecnología informática

 La humanidad ha pasado por tres revoluciones industriales. Cada vez, las personas se han adaptado mejor a los cambios de su entorno, pero al mismo tiempo han sido cada vez menos capaces de vivir con estos cambios sin la tecnología. De un modo u otro, estas revoluciones no invadieron la ventaja exclusiva del ser humano de la capacidad de pensar y crear.

 La primera revolución industrial (del trabajo manual al mecanizado) liberó al hombre del esfuerzo físico. El segundo promovió la llegada de la producción en masa por medio de la electricidad. El tercero trajo la tecnología de la información y la informática.

 La cuarta revolución (digital) ha llegado, trayendo consigo transformaciones fundamentales. Amenaza, por ejemplo, con la pérdida de la exclusividad de la mente.

 3. Reivindicación de la propia mente

 Anunciada en 2016 durante el Foro Económico Mundial de Davos, esta era ha sido la base del desarrollo de las nuevas tecnologías digitales: inteligencia artificial (IA), aprendizaje automático, robótica, blockchain, computación en la nube, etc. Y aunque en el pasado la ventaja de la inteligencia y la creatividad estaba reservada a los humanos, ahora las máquinas también pueden conseguirla. Un ejemplo sencillo. Cuando apareció la soldadura robotizada en la producción en cadena, el mecanismo con el “cerebro” electrónico sólo hacía el trabajo rutinario. No tomaba decisiones, no fijaba objetivos. Fue el ser humano quien estableció los términos de lo que debía ocurrir y cómo debía ocurrir. En las nuevas circunstancias, la inteligencia artificial podría prescindir de un humano en sus decisiones.

 4. Asociación con las máquinas

 A pesar de todos los peligros para su propio excepcionalismo, el hombre elige una “alianza” con la tecnología. La separación de la tecnología culmina lógicamente en una fusión con ella. Se espera de las máquinas una mayor humanidad, una mayor humanidad.

 Se demandan productos de software que puedan actuar como compañeros de los humanos. Por ejemplo, programas que pueden jugar al ajedrez.

 Se empezaron a escribir en los albores de la programación (hay proyectos de Claude Shannon, Alan Turing y Norbert Wiener). Los creadores de la máquina de ajedrez aspiraban a desarrollar la mente, capaz de una formación independiente y de la creatividad. Y hoy en día una máquina ya puede ganar a un hombre al ajedrez. Se ha convertido en su compañero de juego.

 Esto también se ve claramente en los juegos de ordenador modernos.

 Los juegos de ordenador -juegos de simulación, juegos de acción, shooters, RPG (juegos de rol) en los que la actividad física se ha expresado a través de la asociación psicológica con el avatar del juego- han creado una esfera totalmente nueva para el hombre. Difumina los límites entre la virtualidad y la realidad. El jugador que está detrás del monitor puede, en forma de simulación virtual, dirigir un campo, controlar un barco o un avión, y comandar un ejército entero, todo ello mientras se experimenta en dos mundos (físico y de ordenador) al mismo tiempo.

 La irrelevancia de la realidad del “otro” (el adversario humano es el software) forma una estructura especial de comunicación. El jugador deja de percibir la diferencia entre una persona real y su simulación informática.

 Los juegos reproducen la estructura de las relaciones en la sociedad, forman sus propias leyes y éticas, y crean una nueva realidad en la que comer, beber, entrenar, etc. son también necesarios para una mayor autenticidad.

 5. Sentimientos por la máquina

 La tecnología se vuelve cada vez más antropomórfica, copiando a los humanos. Y – provoca una actitud de tratarse como un ser humano. Proporciona a su portador experiencias existenciales, convirtiéndose en interlocutor y amigo, y sustituyendo a los “otros significativos”.

 Resulta revelador que cada vez surja un mayor número de “consultores” y “socios” de TI diferentes. Por ejemplo, GateBox, un asistente de voz holográfico, fue diseñado originalmente para comunicar y simplificar las transacciones cotidianas. Pero reproduce las reacciones emocionales humanas y, por tanto, empieza a evocar emociones e incluso sentimientos de afecto por sí misma.

 El robot Kismet capta muchas señales sociales naturales a través de canales visuales y auditivos y las transmite a las personas a través de la dirección de la mirada, la expresión facial y la postura corporal, entre otras cosas. En esencia, ha adquirido la capacidad de interactuar con éxito con los humanos.

 En esencia, está surgiendo un nuevo parentesco con la máquina, que se asemeja cada vez más a la relación entre humanos. No es casualidad que los propietarios de robots antropomórficos los describan como miembros de la familia. Y las corrientes transhumanistas abogan por el reconocimiento de los derechos de los robots.

 6. La creación se iguala al creador

 Los seres humanos que se esfuerzan por hacer la vida más fácil y experimentar más diversidad se distanciarán del papel de creador, dejando esta función a la máquina. Este último, a su vez, se verá cada vez más como un “sujeto” de acción.

 Por ahora, la exclusividad humana se salva por la incapacidad de la tecnología de mirar más allá del horizonte. Pero el proceso de desarrollo paralelo de los seres humanos y las máquinas avanza hacia un punto de bifurcación lógico, en el que la criatura se igualará a su creador.

 ¿Qué nos depara el futuro de la relación entre humanos y máquinas?

 Gracias a las mejoras en los sistemas de IA, así como a su base de hardware, los humanos están cada vez más integrados con las máquinas. Al igual que la ropa o los palos para cavar se convirtieron en cierto modo en una extensión del cuerpo de nuestros antepasados, aumentando su resistencia o su fuerza física, el smartphone moderno, equipado con herramientas de “IA social” como un motor de búsqueda, una aplicación de redes sociales, una herramienta de procesamiento de fotos, etc., se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo. Si se le quita el teléfono a la persona moderna, es probable que se observen síntomas parecidos a los de una amputación traumática. Esto no significa que la evolución se haya ralentizado; significa que la dirección de la evolución ha cambiado.

 La humanidad ha interferido muchas veces en su propia evolución biológica a través de la tecnología. Un ejemplo de libro de texto es la “invención” del fuego. Con el fuego, aprendimos a cocinar y asar los alimentos, lo que hizo que los humanos ya no necesitaran unas mandíbulas tan enormes. La evolución ha “utilizado” el espacio liberado para, entre otras cosas, aumentar el tamaño del cerebro. Hoy en día, intervenimos en la bioquímica del cuerpo con fármacos, cirugía y prótesis. Nuestra interferencia con nuestra propia naturaleza está limitada principalmente por nuestras capacidades.

 Si extrapolamos esta tendencia, tarde o temprano la humanidad se fusionará con sus propias herramientas (incluidos los sistemas de IA) en una entidad única, una vez que haya dominado la tecnología capaz de manipular eficazmente objetos comparables en complejidad al cuerpo humano. Este momento se conoce comúnmente como el inicio de la singularidad tecnológica.

 Esto no significa, por supuesto, que no haya muchos desafíos que nos esperan en el camino hacia esta gloriosa perspectiva. En primer lugar, me refiero a los problemas sociales generados por el progreso tecnológico: el desempleo, la desigualdad progresiva, el problema del “tribunal secreto digital” y otros desafíos de una sociedad algorítmica. Sin embargo, creo en la capacidad de la humanidad para superar estos retos. Pueden volverse en detrimento de la sociedad, y cuanto más poderosa sea la tecnología, mayor puede ser el daño. Por eso, paradójicamente, la era del rápido desarrollo tecnológico y de la sofisticación de las máquinas exige más las mejores cualidades humanas.

 

Contacte con nosotros