3 motivos por los que debes tener una VPN en casa

Lo que antes parecía ser terminología exótica y sólo conocida por nerds ha pasado a estar en nuestro vocabulario diario. Las VPN o redes privadas virtuales, que salieron a la luz como una herramienta de protección contra el robo de datos en empresas y para la protección de la identidad de activistas políticos son cada vez más usadas por los usuarios particulares.

Las razones por las cuales comenzar a utilizar una VPN puede también cambiar la experiencia online de un usuario son muchas y variadas. Aquí se detallan tres de ellas, sin duda las más importantes, para que todos se decidan a dar este paso.

Máxima privacidad y protección

El primer motivo, probablemente el más importante, tiene que ver con la seguridad. Navegar por internet y usar servicios online nunca fue tan peligroso, en especial porque prácticamente todos nuestros datos personales circulan constantemente por la red, entre aplicaciones, redes sociales, compras en línea y demás usos.

Los ciberataques están a la orden del día y un hacker habilidoso puede robar la identidad de una persona, cometer fraude o incluso secuestrar archivos importantes de un ordenador y pedir el pago de un rescate. El “ransomware” o software de secuestro, solía ser una preocupación únicamente en el ámbito profesional. Sin embargo, tanto el teletrabajo como el uso masivo de internet han dado como resultado que cualquier usuario hogareño pueda ser víctima de este tipo de ataque.

Con una VPN, toda la información que se transmite desde el ordenador o dispositivo móvil pasa por un túnel seguro, que se crea entre la red local y el servidor del proveedor. Este túnel no sólo opera según los protocolos de seguridad más estrictos y con años de respaldo, sino que también se vale de la encriptación de alta tecnología para evitar que personas inescrupulosas puedan acceder a los datos.

Gracias a las VPN, los datos personales ya no están a merced de cualquier intruso en su viaje hasta los servidores de destino.

Evitar bloqueos geográficos

Una segunda utilidad importante de un VPN es la de evitar el bloqueo geográfico. El “geoblocking” es una metodología que muchas compañías usan para limitar o impedir el acceso a sus sitios web o servicios a aquellas personas que no se conectan desde un determinado país. Si bien en muchos casos esto cumple una función práctica, como redireccionar a un cliente al sitio informativo que corresponde a su país, en los últimos años se ha convertido en una estrategia de algunas compañías para restringir el uso de las plataformas a sus propios usuarios registrados.

Como ejemplo de esto puede mencionarse a Netflix, que lleva adelante una agresiva campaña de limitación de acceso al contenido de acuerdo con la ubicación del cliente. La consecuencia fundamental de esto es que una persona que se encuentra temporal o permanentemente fuera de su país no puede tener acceso a su contenido favorito, pese a haber pagado la suscripción al servicio. Mientras que las compañías de streaming usan como excusa la compleja trama de derechos de distribución de películas y series alrededor del mundo, la realidad es que un cliente puede perder fácilmente el acceso al contenido de su país y en su idioma sólo por estar fuera de casa.

Como los servidores de una VPN actúan como intermediarios entre el dispositivo personal y los servidores remotos de Netflix, la empresa sólo ve la dirección IP dada por la ubicación del último eslabón. Así, un español que se encuentra en el extranjero y se conecta al servicio a través de un servidor VPN localizado en España puede engañar a Netflix y disfrutar de todo el catálogo audiovisual de su país de origen.

Ahorrar dinero

Por último, y estrechamente relacionado con el bloqueo geográfico, con una VPN se puede ahorrar dinero en la suscripción a servicios online. Dado que el precio de Spotify o Disney Plus, por dar otros ejemplos, es mayor en Europa que en Latinoamérica, un usuario puede cambiar su ubicación con una VPN para adquirir el producto a un costo reducido. Esta diferencia podría significar un ahorro potencial que paga con creces el valor de una VPN.

En resumen, contratar una VPN es prácticamente una necesidad en el mundo actual y tiene una infinidad de beneficios, incluso para un usuario promedio.

Contacte con nosotros