1 de Febrero, Día del cambio de Contraseña

por Jose Pérez Soler

 

El Día del Cambio de Contraseña nos recuerda que debemos prestar más atención a la seguridad de nuestras contraseñas. Estas claves ahora protegen datos más sensibles y personales que nunca. Te ofrecemos información y consejos para un uso sensato y seguro de las contraseñas, incluido en el Wi-Fi.

Claves de nuestro hogar digital

Nos conectamos para acceder a la banca online, a las cuentas de los ecommerces, a las redes sociales y a los servicios de streaming. Nuestra vida cotidiana es cada vez más digital y, en consecuencia, nuestras contraseñas aumentan en cantidad y relevancia. En teoría, nadie discute la importancia de estas contraseñas, pero en la práctica se sigue descuidando con demasiada frecuencia. Así lo demuestra el análisis anual del Instituto Hasso Plattner sobre las contraseñas más populares en Alemania. Además de los típicos ejemplos fáciles como “123456” y “password”, el Top 10 de 2020 incluye también nuevas entradas como “iloveyou”, que, por muy romántica que sea, no es precisamente segura.

En definitiva, no hay nada romántico en el peligro que supone la ciberdelincuencia. Todos los días corren peligro nuestros datos privados y profesionales. Por eso es aún más importante utilizar las contraseñas de forma responsable y tenerlo más en cuenta que nunca el Día del Cambio de Contraseña.

Consejos para crear contraseñas seguras

Existen algunos consejos sencillos para manejar las cuentas en línea de la forma más segura posible y elegir contraseñas seguras. Aquí resumimos los más importantes:

  • Las contraseñas deben ser lo más largas posible.
  • Deben utilizar combinaciones de caracteres únicas en lugar de palabras del diccionario.
  • Las contraseñas nunca deben utilizarse más de una vez para diferentes servicios.
  • La autenticación de dos factores debe utilizarse en todos los servicios que la ofrezcan.

Si cumples estas reglas, no necesitarás cambiar su contraseña a menos que te hayan robado datos de un servicio que utilices. Sin embargo, esto plantea la cuestión de cómo crear y recordar estas contraseñas. Un consejo para este problema es idear frases adecuadas para las aplicaciones y derivar la respectiva contraseña a partir de las letras iniciales. Por ejemplo, la frase de la contraseña para la unidad central de la casa inteligente podría ser “¡La casa inteligente para nuestra familia de 4 miembros controla las lámparas de las 6 habitaciones!” -que da como resultado “LCIpnfd4mCLldl6H!”.

Los gestores de contraseñas nos hacen la vida más fácil

La gestión de contraseñas seguras es aún más cómoda si se hace uso de un gestor de contraseñas. Estas herramientas te dan la opción de guardar todas las contraseñas que quieras. No se olvidan de nada e incluso pueden usarse para generar contraseñas con garantía de aleatoriedad. Se pueden utilizar aplicaciones adecuadas para dispositivos móviles o extensiones para navegadores web que hacen aún más cómoda la introducción de las contraseñas. En la actualidad existe una enorme selección de este tipo de herramientas con una gran variedad de métodos para la sincronización de datos y cuentan con una gran variedad de usos previstos.

 El guardián de tu Wi-Fi

A la hora de pensar en estas cosas, es especialmente importante incluir también la contraseña de la Wi-Fi de casa. Al fin y al cabo, esta clave de acceso inalámbrico protege tu red doméstica y todos los dispositivos conectados a ella. Por lo tanto, hay que prestar atención no sólo a tener una contraseña segura, sino también a contar con funciones de seguridad de última generación. Entre ellas, por ejemplo, el cifrado basado en los estándares actuales (al menos WPA2). Por supuesto, estos requisitos deben ser cumplidos no sólo por el router de Internet, sino también por el resto de los dispositivos que transportan la señal de Internet a través de las cuatro paredes de la casa, como un adaptador Powerline con función Wi-Fi.

Contacte con nosotros