La Sociedad Nuclear Española celebra su reunión anual enmarcada en la sostenibilidad

La Sociedad Nuclear Española (SNE) reúne del 4 al 6 de octubre y bajo el lema de “contribuimos a la sostenibilidad” a más de 600 congresistas en el que es, anualmente, el punto de encuentro de los profesionales del sector. En esta 43ª Reunión Anual de la SNE se desarrollará un completo programa técnico que se complementa con actividades culturales para que los congresistas puedan conocer la ciudad y sesiones abiertas que permitan a los ciudadanos acercarse al mundo de la ciencia y la tecnología nuclear.

Con la participación de destacadas personalidades como Juan Carlos Lentijo, director adjunto de seguridad del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y otros representantes institucionales encabezados por el alcalde de la ciudad Francisco de la Torre. La reunión será clausurada por representantes del Consejo de Seguridad Nuclear y del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

En esta 43ª Reunión Anual se presentarán más de 330 ponencias técnicas agrupadas por áreas: ingeniería, I+D, seguridad nuclear, mantenimiento, operación, medicina y comunicación entre otras. Además de la ya mencionada participación del director adjunto de seguridad de la OIEA, Juan Carlos Lentijo, está confirmada la participación de otros destacados ponentes como el director general del Parque Tecnológico de Málaga, Felipe Romera, Carlos Alejaldre, director de la candidatura del Proyecto DONES o Enrique Martínez, coordinador del Plan Nacional de Ciudades Inteligentes. La Reunión Anual cuenta también con una exposición profesional en la que están representadas muchas de las empresas españolas que desempeñan su actividad principal en el sector nuclear.

Este encuentro profesional permite, cada año, a los profesionales del sector, además de conocer avances y novedades en áreas técnicas, poner a debate temas como la “Energía nuclear para la sostenibilidad” o “La electrificación de la demanda de energía: Smart Energy”
Por otro lado con el fin de fomentar la divulgación de la ciencia y tecnología nuclear, durante los tres días del congreso se han programado conferencias abiertas a la sociedad malagueña: “Radiaciones, arte y salud” que tendrá lugar en el Museo del Patrimonio de Málaga, organizada por la comisión WIN (Women in Nuclear) que engloba a un amplio colectivo de mujeres que trabajan en la industria nuclear y, como en cada edición de la Reunión Anual, los Jóvenes Nucleares impartirán un Curso Básico de Ciencia y Tecnología Nuclear, en colaboración con la Universidad de Málaga, en la escuela de Ingenierías Industriales de Málaga.

Coincidente con la 43 Reunión Anual, en coordinación con el Foro Nuclear y en colaboración con el CEP de Málaga, se organiza el curso “La tecnología nuclear y sus aplicaciones en la vida cotidiana” cuya parte presencial tendrá lugar del 3 al 5 de octubre y se complementará con un programa online que se desarrollará posteriormente. Este curso, reconocido por la Junta de Andalucía, está dirigido al profesorado de Educación Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional de la provincia de Málaga, y se facilitará información sobre los diferentes usos de las radiaciones ionizantes en distintos aspectos de la vida cotidiana de la mano de profesionales expertos en el campo de la tecnología nuclear.

Conviene destacar a su vez que por el volumen de congresistas y actividades desarrolladas se ha estimado que esta reunión supone un impacto económico para la ciudad que la acoge que se sitúa alrededor del millón de euros.
Adicionalmente, atendiendo al lema de la reunión “Contribuimos a la sostenibilidad”, se realizará una estimación de la huella de CO2 que generará la celebración del congreso y se procederá con posterioridad al mismo a la plantación de árboles en la ciudad de manera coordinada con el Ayuntamiento.

Un sector económico de primer nivel
Las empresas que forman parte del sector nuclear, además de la producción de energía eléctrica, participan en la operación, mantenimiento, formación, ingeniería, inspección, bienes de equipo y suministro de combustible de centrales y en los proyectos internacionales en los que gozan de una gran reputación. Cabe destacar que, en el supuesto de construcción de una nueva central nuclear, más del 75% podría ser de participación nacional. Un ejemplo es el proyecto ITER, donde España ocupa la tercera posición en volumen de contratación en un mercado altamente competitivo.

En un estudio del Foro Nuclear, se ha determinado que la industria nuclear aporta del orden 2.780 Millones de € al PIB español, cantidad que representa el 75% de la aportación del sector aéreo o bien el 30% de la industria textil y del cuero. La contribución al empleo es de cerca de 30.000 personas, 8.500 de empleo directo y el resto entre empleo directo e inducido. Empleo estable, a tiempo completo y del que el 50% de los empleados dispone de título universitario. Con respecto a la investigación y desarrollo, el sector nuclear viene invirtiendo del orden de 70 Millones de € anuales lo que representa el 2% del total de los ingresos de la industria nuclear, cifra 2,4 veces superior a la media correspondiente a España. La contribución tributaria asciende a 1.140 Millones de € de los cuales 780 millones corresponden a impuestos soportados, que suponen un coste para las compañías y 360 millones con impuestos recaudados, como consecuencia de su actividad empresarial.

No cabe duda que adicionalmente, las instalaciones nucleares son industrias que no están sujetas a deslocalización y representan un efecto dinamizador importante en el país y en los emplazamientos donde se encuentran ubicadas.
La generación de energía eléctrica de origen nuclear, durante el año 2016 ha sido por sexto año consecutivo la fuente con la mayor contribución en el balance energético, con un 21,4% del total generado con un 7% de potencia instalada. Para ello las centrales nucleares españolas han obtenido más del 91,62% de factor de operación con una permanencia de 8.026 horas al año conectadas a la red por término medio. Es importante tener presente que el 60% de la producción en España ha sido libre de emisiones, del cual el 35% aproximadamente se debe a la energía nuclear. Todo ello ha sido posible gracias a una inversión continuada y una exquisita operación y mantenimiento de las instalaciones.

En el mundo sigue aumentando el interés por la energía nuclear para producir electricidad. En estos momentos hay 449 centrales en operación, 60 en construcción y 167 planificadas. Destaca el ambicioso programa de construcción de nuevas centrales en China, Rusia y la India, y el avance de los nuevos proyectos en EE.UU., Europa y nuevos países como Emiratos Árabes. Todo ello para cubrir las grandes necesidades de electricidad que están previstas. La tendencia internacional confirma el incremento de nuevas instalaciones y proyectos de generación nuclear

En España las centrales nucleares evitan anualmente entre 45 y 55 millones de toneladas de CO2, lo que representa el 14% de las emisiones que se producen en nuestro país por cualquier actividad. La Sociedad Nuclear Española considera que la energía nuclear debe seguir formando parte de la cesta energética del país para asegurar una garantía de suministro, a un coste competitivo, y un freno de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, desde el punto de vista económico, las medidas fiscales impuestas desde 2013 a la generación nuclear están afectando de manera importante a la viabilidad de nuestras centrales y, colateralmente, a toda la industria. Esta situación está teniendo un impacto muy significativo en las empresas, condicionando en muchos casos su futuro.

Las ventajas del funcionamiento hasta los 60 años supondría para España: producir 1.200.000 millones de kWh (equivalente al consumo eléctrico de todo el país durante 4 años), lo que constituye un elemento dinamizador de la economía y el empleo del país, evitar la emisión de más de 800 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y reducir la dependencia energética exterior (petróleo y gas). Por lo anterior, y dada la seguridad y fiabilidad de las centrales nucleares, estas deben operar a largo plazo.

La SNE considera que el debate actual sobre la futura Ley de Transición Energética y Cambio Climático se debe realizar, atendiendo a las necesidades reales del país y no desestimar ningún tipo de energía por razones ideológicas. Para ello es además imprescindible disponer de un marco regulatorio estable y predecible.

La Sociedad Nuclear Española (SNE), es una asociación sin ánimo de lucro, constituida en 1974 y compuesta por unos 1.000 profesionales e instituciones, con el objetivo de promover el conocimiento y la difusión de la ciencia y la tecnología nuclear y declarada de Utilidad Pública en 1996.

Contacte con nosotros